Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | febrero 3, 2012

Cuba: Eppur si move

 

Este 3 de febrero, se cumplen exactamente cincuenta años de la puesta en vigor del bloqueo a Cuba por el presidente norteamericano John F. Kennedy.

Ese día de 1962 mediante la Orden Ejecutiva Presidencial 3447 se implanta formalmente el “embargo” total del comercio entre Estados Unidos y Cuba que hasta diciembre de 2010 había costado a la Isla -según el más reciente informe presentado Ante la Asamblea General de la ONU – “a precios corrientes, calculados de forma muy conservadora”, más de 104 mil millones de dólares.

En el mismo documento se consigna que “si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado financiero internacional, que ha sido sumamente elevada durante el año 2010, y mantiene una tendencia creciente, la afectación a la economía cubana sería superior a los 975 mil millones de dólares”.
La expresión “se implanta formalmente” es necesaria porque desde mucho antes el gobierno de Estados Unidos se había trazado como meta los objetivos del bloqueo. Así lo revela el memorando del día 6 de abril de 1960 del Secretario de Estado asistente Lester Mallory durante la adminstración Eisenhower: “ La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (…) No existe una oposición política efectiva (…) El único modo efectivo para hacerle perder el apoyo interno (al gobierno) es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria (…) Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (…) negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.
El bloqueo de EE. UU. prohíbe a los ciudadanos norteamericanos, a las empresas norteamericanas y a sus subsidiarias creadas en otros países bajo la legislación de esas naciones gastar o invertir dinero en Cuba, comprar a empresas cubanas, comprar productos cubanos a terceros, y vender cualquier producto o servicio ala Isla. Esta legislación impide además que cualquier banco de cualquier país acepte dólares norteamericanos en depósito o como pago a un cliente cubano; que una empresa cubana pague en dólares una transacción; que fondos relacionados con empresas cubanas pasen por EE UU incluso a través de bancos de otros países; que un banco de propiedad norteamericana en cualquier país del mundo preste o en general dé cualquier tipo o forma de crédito en que se pueda beneficiar una empresa cubana; que un banco de propiedad norteamericana en cualquier país del mundo sirva de vía para un pago bancario hacia o desde Cuba. Se prohíbe a los barcos norteamericanos tocar en puertos cubanos; a los barcos de otros países que tocan puerto cubano tocar en puertos norteamericanos hasta 6 meses después y que mercancías y paquetes provenientes de empresas cubanas o destinadas a empresas cubanas pasen por territorio norteamericano.
A pesar de todo lo anterior, la llegada de la plataforma de perforación petrolera Scarabeo 9 para trabajar en la Zona Económica Exclusiva del Golfo de México perteneciente a Cuba, el avance de las obras conjuntas con Brasil para convertir el puerto de Mariel en una moderna terminal de contenedores y una Zona Económica Especial cuya primera etapa entrará en explotación en el 2013, la rebaja de los servicios de telefonía móvil, la implementación de los subsidios para la construcción y reparación de viviendas a las personas más necesitadas, son las noticias económicas relacionadas con La Habana en los últimos 30 días. Antes, el 23 de diciembre, al clausurar una sesión de la Asamblea Nacional, el presidente cubano Raúl Castro informó que se han suprimido totalmente las limitaciones de transferencias desde bancos cubanos al exterior a favor de suministradores extranjeros.
En los siguientes meses de este año continuarán las novedades desde la Isla. Mientras, en los sectores más extremistas de la ultraderecha cubanoamericana, crece la desesperación porque las transformaciones puestas en marcha por Cuba comienzan a dar resultados y en un año electoral, los políticos norteamericanos, lejos de reconocer estas realidades, apostarán a cortejar el extremismo anticubano.
Como la inquisición ante Galileo, en Miami interrogarán a los candidatos, y habrá inmovilismo en el bloqueo y la política de Estados Unidos hacia la Isla, pero Cuba, sin embargo se mueve. (Publicado en CubAhora)

En 1992, 59 países votaron a favor de la condena, tres en contra y se abstuvieron 71, en 1994 el número de a favor supero los 100, en el 2011 186 naciones apoyaron la condena, cuatro se abstuvieron y solo votaron en contra Estados Unidos ( el bloqueador) e Israel su incondicional socio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: