Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | julio 24, 2012

Sangre Cabaiguanense en el Moncada

El 26 de julio de 1953, la sangre cabaiguanense también se derramó en los muros del Cuartel Moncada, un hijo de este territorio, decidió dar su vida por la patria en el asalto del cual este mes se cumplen 57 años.
Remberto Abad Alemán; nace el 1 de septiembre de 1928, en una casa de la calle Patria, en la localidad de Guayos en el municipio de Cabaiguán. De origen muy humilde, desde pequeño se vio rodeado de pobreza, donde el sustento del padre no alcanzaba para cubrir las necesidades de la familia.
En el año 1930 se trasladan para un lugar conocido por La Revoltosa, en la finca Santa Teresa en el Central Jatibonico ( Hoy Uruguay). Allí en una escuela rural aprende las primeras letras hasta cuarto grado, cuando la familia se ve obligada a emigrar hacia La Habana, ya que la estancia en la La Colonia Santa Teresa no le resolvía los problemas económicos.
En la capital se establecen en la calzada entre16 y 17 en el número 811, Lawton. La situación precaria de la casa aumenta por días y cuando cumple los 14 años el Joven Remberto tiene que abandonar los estudios y comienza a trabajar como aprendiz de cocina en un bar cafetería llamado La Victoria por el mísero salario de 14 pesos mensuales. Pero el quería seguir sus estudios, y a la par que trabajaba por el día, recibía clases de comercio por la noche en la escuela Concepción Arenal, donde logró culminar esa instrucción. No encuentra un mejor trabajo y se emplea como ayudante de Masillero en las obras de construcción. Ese afán por los estudios lo lleva en el año 1945 a matricula Mecánica de aviación por correspondencia en el Instituto de Aeronáutica de California, Los Ángeles, Estados Unidos, los cuales culminó con éxito.
En 1950 va a Estados Unidos a recoger su título. Visita a Miami y California, en este último lugar se le plantea que para entregárselo tenía que pilotear un avión durante dos meses en la guerra de Corea, la respuesta del joven fue una rotunda negativa.
El 24 de Julio se despide de su madre y su novia y marcha hacia la cita con la Patria. A las tres de la tarde parte para el apartamento de Abel, desde donde salió con el grupo que estaba asignado. La tarde del 25 llegan a Santiago de Cuba y por la noche van hacia la Granjita Siboney.
Durante las acciones Remberto es herido y más tarde vilmente asesinado, como muchos otros jóvenes asaltantes, que querían para Cuba el goce pleno de la libertad.
Dos meses después de los sucesos del Moncada, como muestra del desprecio que sentía el imperialismo por el pueblo de Cuba, la academia de Aeronáutica de California envió el título a la madre de Remberto, quien interpretando el gesto como lo que en realidad era, una burla, en una acción muy digna lo devolvió escribiendo en la parte posterior “que si no se lo habían dado en vida ahora no lo haría que se lo comieran…”

Trabajo de Aramis Fernandez, tomado de La Voz de Cabaigúan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: