Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | agosto 8, 2012

Familia Galañena sufrió 36 años la desaparición de Crescencio

Alejandrina la hermana de Crescecio, al igual que el resto de la familia vivió 36 años con el doble dolor del asesinato del diplomatico y desconocer el sitio de su enterramiento

La familia Galañena Hernández, sufrió durante 36 años el doble dolor de conocer del asesinato de Crescencio y que su cuerpo fue desaparecido por agentes de la dictadura Argentina, nación donde laboraba el diplomático cubano. Alejadrina es la única hembra de una prole de ocho hermanos de la que Crescencio era el más pequeño y al huérfano ella asumió el papel de madre.
Han sido, explicó, muchos años de agonía, por desconocer el sitio donde estaban sus restos, pero siempre tuve la esperanza de que algún día serian encontrados.
Mi padre y cuatro hermanos fallecieron con ese sufrimiento, que es doble: perder un ser querido, asesinado salvajemente y desconocer el sitio donde podría encontrarse su cuerpo.
Hace unos años aportamos ADN para una posible identificación de sus restos, ello aumentó las esperanzas de que algún día podrían ser encontrados, dijo la hermana del mártir.
Por su parte, el cirujano Jacinto Galañena González, primo del diplomático asesinado, recuerda que tenia 13 años cuando los sucesos y tiene muy presente en su memoria la tristeza de Ricardo, el padre de los Galañenas.
A partir del crimen, conocí por la familia más a mi primo; me contaban de su carácter, de su amor por la revolución, de su entrega, de que nunca dejo de ser afable y campechano.
Desde la publicación de la noticia de la aparición de sus restos, añade el galeno, todos hemos sentido un alivio, aunque jamás se quitará el dolor de su muerte.
Según datos fidedignos el nueve de agosto de 1976, los diplomáticos cubanos Jacinto Galañena y Jesús Cejas, fueron interceptados en una calle de Buenos Aires, Argentina y trasladados a un centro secreto de detención donde fueron salvajemente torturados y asesinados.
Para evitar el conocimiento del crimen, los represores argentinos, hicieron llegar a la prensa una nota ficticia en la que los jóvenes cubanos supuestamente anunciaban su deserción de la revolución.
Como parte de ese macabro plan sus cuerpos fueron desaparecidos, como tantos argentinos y otros latinoamericanos ejecutados por las dictaduras que gobernaron la nación de Suramérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: