Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | octubre 6, 2013

Nada impidio a Camilo LLegar a Las Villas

Camilo 21(Perfecto Romero)

Camilo arengando a la rendición de los sitiados en el cuartel de Yaguajay

foto¨Pefecto Romero

Nada nos impediría el cruce, ni los ríos crecidos, ni los cientos de soldados que decían se movían alrededor nuestro, señalaba el Comandante Camilo Cienfuegos, en su informe a Fidel acerca de la llegada de la columna invasora Antonio Maceo a la entonces provincia de Las Villas.

Esa voluntad se materializo al amanecer del siete de octubre de 1958, cuando agarrados de una soga desafiaron las embravecidas aguas del río Jatibonico, última impedimenta natural hacia la primera etapa de su misión, asentarse en el centro de país, para luego continuar hacia Pinar del Río. A su arribo a tierras villareñas contactan con guerrilleros de las fuerzas del Partido Socialista Popular y hasta su campamento se mueven los exhaustos; pero decididos barbudos de la Sierra Maestra.

Su jefe Félix Torres pone a disposición de los guerrilleros sus combatientes y los pocos recursos materiales, iniciándose así la unidad entre ambas fuerzas.

Sin descansar, ya el 15 de octubre sostienen su primer combate por la zona de los Montes de la Caridad, ocasión en que rechazan al ejército batistiano, sorprendido este por el volumen de fuego y la experiencia combativa de los llegados desde Oriente.

Cumpliendo instrucciones del Comandante en Jefe Fidel Castro, Camilo establece provisionalmente su comandancia en esos dominios, dada la difícil situación política que el Che enfrenta con algunos grupos en El Escambray.

Sin perder tiempo el Señor de la Vanguardia comienza a hostigar al enemigo, atacando el cuartel de Venegas y a patrullas de soldados que transitan por las vías cercanas a Yaguajay.

Se producen combates en Zulueta, Meneses, Jarahueca, Iguara y Mayajigua que obligan a las tropas de Batista replegarse hacia Yaguajay, la principal plaza del territorio.

Junto a las operaciones militares, Camilo desarrolla una labor unitaria y política, sobresaliendo las plenarias realizadas con trabajadores de centrales azucareros de la región y un gran encuentro campesino, que se convierten en expresiones de apoyo a la Revolución. Este marcha hacia El Escambray para intercambiar con el Che, coincidiendo con la ofensiva del ejército de la tiranía, lo cual dio a ambos jefes guerrilleros la oportunidad de combatir juntos nuevamente, como en los días de la Sierra Maestra.

En la última decena de diciembre, las fuerzas del frente norte asedian Yaguajay, donde se hallan fuerzas batistianas atrincheradas en varias instalaciones, además de la Capitanía, ubicada en un lugar llano y despoblado que dificulta en asalto.

Los rebeldes ocupan una a una las posiciones enemigas hasta centrar el combate contra el cuartel, Tras 11 días de férreos enfrentamientos y con la pérdida de solo un rebelde, el 31 de diciembre los batistianos se rinden y pocas horas después ante la huida del dictador, Camilo- por orden de Fidel- avanza hacia La habana para ocupar Columbia, la principal instalación militar del país.

El dos de enero entra victorioso a la capital. Ha culminado la invasión, el admirador de Antonio Maceo siente la alegría de que el triunfo revolucionario, le eximió de llegar combatiendo hasta el occidente, de esa forma la hazaña de la invasión hasta Pinar del Río, queda solo para el Titán de Bronce

<Cristóbal Alamo Pérez >

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: