Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | octubre 16, 2013

El Escambray impulsó a los rebeldes del Che

che-en-el-escambray

   A la distancia las azules   montañas del Escambray  fueron como un corrientazo a la agotada tropa rebelde del Che, impulsándola a continuar la marcha para cumplir la misión del Comandante en Jefe Fidel Castro de  extender la guerra revolucionaria hacia la   provincia de Las Villas.

   Tras la agotadora marcha desde  la Sierra Maestra, los rebeldes llegaron el 16 de octubre de 1958 a la zona de Gavilanes, en pleno lomerío del Escambray, fin de su marcha desde Oriente.

 Antes en una   una peligrosa operación  cruzaron la carretera Trinidad-Sancti Spíritus y próximos a esta última, para acampar en las montañas, acamparon en Planta Cantú.

   El Che decide crear una base guerrillera en Cabellete de Casa, loma de 650 metros de altitud, allí crea una escuela guerrillera para los que se van incorporando, y talleres, asi como instala una planta de radio, con la que enlaza con la Sierra Maestra y con Camilo, quien se establece al sur en la zona de Yaguajay

         Para organizar acciones combativas  el Che establece una comandancia en Manaca Ranzola, cerca del poblado del Pedrero,  desde allí dirige operaciones y rechazará la ofensiva batistiana.

  A diferencia de Camilo, quien recibe apoyo de los grupos guerrilleros del norte villareños,   El jefe del Movimiento 26 de Julio en Las Villas enfrenta a los cabecillas del llamado Segundo Frente Nacional del Escambray, quienes se niegan a la unidad, a diferencia de los combatientes del Directorio Revolucionario 13 de Marzo y del Partido Socialista Popular

 Para mostrar su presencia en Las Villas el Guerrillero Heroico ataca Güinía de Miranda, sorprendiendo al enemigo que confiaba en la seguridad de sus guaridas.

 A finales de noviembre las fuerzas rebeldes enfrentan  la ofensiva batistiana desde tres direcciones en un intento de apagar la llama revolucionaria en el Escambray.

   Rechazadas las tropas enemigas y firmado el pacto unitario del Pedrero, entre el Movimiento 26 de Julio, el Directorio Revolucionario 13 de Marzo y el Partido Socialista Popular, el Che inicia la indetenible ofensiva de Las Villas.

   Casi de inmediato, en acciones consecutivas, sus tropas toman  Fomento, Cabaiguán, Guayos, Placetas, Sancti Spíritus, Remedios, Camajuaní, operaciones  que van cercando a Santa Clara, la principal guarida batistiana en el centro de Cuba

   Una  nueva hazaña escribirá el Che al atacar la capital villareña  con 300 combatientes que capturan los bastiones enemigos defendidos por una fuerza 10 veces superior,  armada con  moderno armamento, apoyada por tanques, aviación y un  tren blindado.

   El primero de enero el regimiento Leoncio Vidal se rinde y la columna rebelde marcha a su nueva misión de ocupar la fortaleza de La Cabaña, en la capital cubana, para consolidar la victoria tras la huida del tirano la noche anterior.

   Con sus acciones, los combatientes del Frente de Las Villas contribuyeron al triunfo de la Revolución: el genio guerrillero, el valor y la temeridad y constancia del Che inspiraron a aquellos combatientes rebeldes quienes nos legaron, junto a él, su ejemplo.

Cristóbal Alamo Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: