Posteado por: Cristóbal Alamo Pérez | septiembre 10, 2014

Antonio Guerrero: Antiterrorista, NO espía

tony dosEn septiembre de 1998 cinco cubanos, fueron arrestados en Miami por agentes del FBI y aislados en celdas de castigo durante 17 meses antes que su caso fuera llevado al tribunal. Su misión en los Estados Unidos era monitorear las actividades de grupos y organizaciones responsables de actividades terroristas contra Cuba.
Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González fueron acusados del nebuloso cargo de conspiración

Tony con su mamá y hermana.

para cometer espionaje. El gobierno de Estados Unidos nunca los acusó de espionaje real, ni afirmó que hubiera ocurrido espionaje real ya que no les fue incautado ningún documento clasificado.
Después de un proceso judicial que duró más de seis meses el jurado dicto sentencia, en el caso de Antonio Guerrero lo sanciono a UNA PRISIÓN PERPETUA MAS 10 AÑOS DE CARCEL, después un tribunal superior decidió que fuera resentenciado y la misma jueza del primer juicio lo condenó a 21 años más 10 meses, así como a que después de liberado este cinco años de libertad supervisada.
Al momento de la sentencia TONY GUERRERO se dirigioo al tribunal y en su alegato señaló entre otras las siguientes palabras.

Hace casi TRECE años, ante un hostil jurado y una jueza que desde el inicio mostró parcialidad a favor de la fiscalía, Antonio Guerrero, uno de los CINCO antiterroristas injustamente condenados en Estados Unidos expresaba en su alegato: “el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber.” Son palabras de José Martí, que a más de un siglo de expresadas, impulsan, viven y son esencia de lo más puro y altruista.
Y más adelante señalaba;
“Permítame explicar, Su Señoría, de la forma más diáfana y concisa, mi razón:
Cuba, mi pequeño país, ha sido atacado agredido y calumniado, década tras década, por una política
cruel, inhumana y absurda”.
El Héroe Cubano, le recordaba a sus enjuiciadores “Más de tres mil cuatrocientos muertos; la incapacidad total o parcial de más de dos mil personas; cuantiosos daños materiales a la economía, a la fuente de la vida; cientos de miles de cubanos que nacen y crecen bajo un férreo bloqueo y en el clima hostil de la guerra fría. Terror, vicisitudes y dolor sobre el pueblo”.
En otra parte de su alegato Tony Guerrero, le preguntaba al tribunal y a la jueza: ¿Por qué tanto odio hacia el pueblo de Cuba?
Y en forma también de pregunta daba las razones, de la irracional actitud y actuar del gobierno de Estados Unidos a través del juicio amañado intento condenar a la Revolución
¿Porque Cuba escogió un camino distinto?
¿Porque su pueblo quiere el socialismo?
¿Porque eliminó el latifundio y erradicó el analfabetismo?
¿Porque le dio educación y atención médica gratuitas a su pueblo?
¿Porque le da un libre amanecer a sus niños?
Esas son las razones por las que desde hace DIECISEIS años la justicia estadounidense lleva la mancha de tener encerrados a hombres que realmente protegían no solo a su pueblo, sino también al de Estados Unidos del terrorismo que ha tenido desde MIL NOVECIENTOS CINCUENTA Y NUEVE, sus bases de operaciones en la nación norteña.
Con sentido humano y sin odio alguno, Tony Guerrero se pronunciaba sobre los trágicos acontecimientos del ONCE de septiembre de DOS MIL UNO
Los bestiales ataques terroristas contra el Centro Mundial del Comercio y el Pentágono del 11 de septiembre pasado, llenaron de indignación a quienes amamos un mundo de paz. La muerte sorpresiva e insólita de miles de inocentes ciudadanos de este pueblo nos sembró un profundo dolor en el corazón.
Antonio Guerrero señalaba en su alegato ante el indigno tribunal que lo juzgo en Miami
Le corresponde a usted, Su Señoría, dictar Sentencia en este largo y tortuoso juicio.

¡Júntense pruebas y evidencias! Voces dirán que no existen.
¡Tómense hechos y argumentos! Voces dirán que no imputan.
¡Léanse casos y testimonios! Voces dirán que no es posible culpar a estos hombres.
Voces que salen del propio corazón.
Voces que llevan el vigor de lo justo.
Voces que no quisieron ser, o que no fueron escuchadas por un jurado que no pudo impartir justicia.

¡Se equivocaron! Su veredicto fue un sacrilegio. Pero teníamos conciencia, desde un inicio, de que tratándose del tema de Cuba, era Miami un lugar imposible a tal propósito.

Ha sido este, por encima de todo, un juicio político.
A veces me he preguntado, ¿qué es el tiempo? Y como San Agustín me he respondido: “Si me lo preguntan no lo sé. Pero si no me lo preguntan, yo sí lo sé.” Horas de soledad y de esperanzas; de reflexión ante lo injusto y ruin; eternos minutos donde arden los recuerdos: ¡Recuerdos hay que queman la memoria!

poeta uruguayo y universal Mario Benedetti:

“…la victoria estará como yo
ahí nomás germinando…”
Como expresa la consigna de la Jornada Mundial contra el terrorismo y por la libertad de los CINCO: DIECISEIS años es demasiado tiempo, ni un minuto más.
Redacto: Cristóbal Alamo Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: